Skip to main content

 

 

El método DAFO es una de las técnicas que nos ayudan a diagnosticar la situación que rodea a un proyecto — sea este una empresa, un blog, una web, una situación personal, una profesional, etc—. Consiste en evaluar su situación actual, tanto interna como externa. Lo cual, nos permite identificar las ventajas competitivas de nuestro proyecto y aquellos puntos de mejora que debemos subsanar para alcanzar nuestros objetivos.

Una vez realizado este análisis —como método de diagnóstico para la identificación de pros y contras—, se puede proceder a realizar un análisis CAME para diseñar el plan de acción —y es aconsejable que se haga, pues es común que una vez realizado el DAFO, no se comunique, ni se creen planes de acción—. Pero, en esta ocasión, nos centraremos en comprender en profundidad cómo es y cómo aplicar un análisis DAFO.



 

¿Qué es el análisis DAFO ?

Es una herramienta de auto-diagnóstico para plantear posibles nuevas estrategias, a partir de la fotografía del momento actual en el que nos encontramos. Suele presentarse en forma de matriz dividida en cuatro cuadrantes: debilidades, amenazas, fortalezas y oportunidades. Como bien habrás adivinado, el acrónimo DAFO proviene de esos cuatro conceptos.

A su vez, se agrupan por factores internos y externos, siendo los internos: debilidades y fortalezas; y los externos: amenazas y oportunidades.

Este método permite a nivel personal analizar la situación de la persona, reconocer en qué aspectos somos realmente buenos y qué aspectos debemos mejorar. Por ejemplo, si eres estudiante para ayudarte en la búsqueda de trabajo. A nivel empresarial, puede utilizarse como prevención de crisis, reformulación de objetivos o planteamiento de nuevos retos.

Es común encontrarse publicaciones donde, en lugar de aparecer como DAFO, aparece como FODA. Es lo mimo pero el acrónimo ordenado de manera diferente. Otra forma de encontrarlo es en inglés, bajo las siglas: SWOT, correspondientes a strengths (fortalezas), weaknesses (debilidades), opportunities (oportunidades) y threats (amenazas).

 

 

¿Cómo hacer un análisis DAFO?

Antes de comenzar a analizar la situación de tu proyecto es importante conocer las metas a medio y largo plazo para que puedas focalizarte en ellas. En caso de no tener claro hacia dónde va tu proyecto, puedes realizar un análisis de propósito con la herramienta ikigai (aquí te explico cómo), así sabrás cuáles son los objetivos para que centres el autodiagnóstico en ellos.

Una vez tengas claros los objetivos de tu proyecto, reserva tiempo. El análisis DAFO es un ejercicio reflexivo que se merece dedicarle un buen rato.

Otra consideración a tener en cuenta es que debes de ser totalmente sincero. Nadie te está mirando así que plasma en tus plantillas todo lo que se te pase por la cabeza, tanto lo bueno como, sobre todo, lo malo. Identificar las debilidades y las amenazas permite crear proyectos resilientes.

El análisis consiste en crear un listado de todo aquello que puede afectar a que tu proyecto llegue —o no— a sus objetivos o metas.

Es interesante, una vez lo has terminado, verlo con terceras personas, gente de confianza para saber si realmente hemos tenido en cuenta todos los aspectos necesarios.

Para que te sea más sencillo realizar tu propio análisis he preparado unas plantillas que te puedes descargas desde aquí.

 

Análisis externo

Analiza las oportunidades y amenazas que puede dar el mercado, el entorno, la coyuntura socio-económica… Todo aquello que rodea, y donde convive, el proyecto.

Algo muy importante a tener en cuenta es que no podemos influir en los aspectos identificados en el análisis externo. Podremos aprovechar las oportunidades y protegernos de las amenazas, pero no podremos cambiar lo que está sucediendo.

 

Amenazas

Las amenazas son cambios en el exterior que son perjudiciales para la empresa. Nos van a poner las cosas un poco más difíciles. Por ello, debemos tenerlas en cuanta para ponerles remedio.

 

Oportunidades

Las oportunidades son aquellos factores que vienen del exterior del proyecto pero que pueden ser favorables y beneficiarnos. Aunque estas son las mismas para todo el mundo y por tanto todos pueden aprovecharse de ellas.

 

Análisis interno

Analizar las debilidades y fortalezas del proyecto, es decir, identificar los puntos débiles y fuertes de la empresa, idea de negocio o ti mismo.

Como conocerse a uno mismo no es tarea sencilla —y no quiero ser pesada enlazando el método ikigai—, pero es fundamental para cualquier plan estratégico tener un conocimiento pleno de las capacidades y limitaciones del objeto de estudio, sea uno mismo o un proyecto. Te animo, para la elaboración del análisis interno, a que te ayudes preguntando a tus amigos, familiares o compañeros: qué características ven que sean positivas y negativas. Un punto de vista externo puede ayudarte mucho a identificar todos los aspectos.

 

Debilidades

Las debilidades son todos los aspectos negativos del propio proyecto, o uno mismo, sobre los que podemos actuar para mejorarlos. Debemos pensar en lo que se nos da realmente mal o aspectos del proyecto que lo ponen en desventaja respecto del resto o la competencia.

 

Fortalezas

En las fortalezas se anotan todo lo que tienes en positivo: habilidades, capacidades, conocimientos que te acercan a tu objetivo… Aquello que te hace destacar—a ti o a tu proyecto— con respecto al resto. Todos tenemos habilidades y actitudes que nos hacen especiales. Así que deja el síndrome del impostor para lloriquear en algún sarao, aquí hemos venido a hacer las cosas bien.

 

Ayuda para realizar un análisis DAFO personal

Para ayudarnos a empezar a listar todos los aspectos podemos preguntarnos una serie de cuestiones relacionadas con nosotros mismos y nuestro entorno:

 

DEBILIDADES

 

  • ¿Tengo la suficiente experiencia?
  • ¿En qué fallo más que el resto?
  • ¿Qué debería mejorar?
  • ¿Cuáles son los hábitos que quiero erradicar?
  • ¿Qué características son las que más me alejan de mis objetivos?
  • ¿Qué tareas evito hacer por no sentirme confiado o porque no me agrada realizarlas?

 

 FORTALEZAS

 

  • ¿En qué soy realmente bueno?
  • ¿Qué ventajas tengo? (grado de estudios, certificaciones, premios, contactos…)
  • ¿Qué actividad es la que más me apasiona?
  • ¿Qué hago mejor que los demás?
  • ¿Cuáles son mis talentos innatos?
  • ¿Con qué recursos cuento?

 

AMENAZAS

 

  • ¿Qué aspectos externos me dificultan llegar a mis objetivos?
  • ¿Qué problemas externos en mi sector me dificultan conseguir mis metas?
  • ¿Los cambios tecnológicos perjudican mi situación actual?
  • ¿Hay mucha competencia en el sector?
  • ¿Cuál es el perfil de los colegas que compiten por lo mismo que yo?

 

OPORTUNIDADES

 

  • ¿Qué aspectos externos pueden facilitarme conseguir mis objetivos?
  • ¿Hay algún vacío en el mercado que puedo llenar?
  • ¿Qué recursos tengo que me acercan a conseguir mi meta?
  • ¿Puedo ofrecer algo positivo en el sector?
  • ¿Qué carreras, campos e industrias relacionadas conmigo están en crecimiento acelerado?
  • ¿Qué contactos me beneficiaría tener?

 

Ayuda para realizar un análisis DAFO de una empresa

Es casi normativo que en el estudio interno de un DAFO empresarial se estudien las variables: producción, marketing, organización, personal y finanzas. Y en el externo se analicen diversas áreas del mercado.

 

Análisis interno: debilidades y fortalezas

 

  • Producción: capacidad de producción, costes de fabricación, calidad e innovación tecnológica.
  • Marketing: línea y gama de productos, imagen, posicionamiento y cuota en el mercado, precios, publicidad, distribución , equipo de ventas, promociones y servicio al cliente.
  • Organización: estructura, proceso de dirección y control y cultura de la empresa.
  • Personal: selección, formación, motivación, remuneración y rotación.
  • Finanzas: recursos financieros disponibles, nivel de endeudamiento, rentabilidad y liquidez. Investigación y Desarrollo . Nuevos productos, patentes y ausencia de innovación.

 

Análisis externo: amenazas y oportunidades

 

  • Mercado: definir nuestro target y sus características. También los aspectos generales (tamaño y segmento de mercado, evolución de la demanda, deseos del consumidor) , y otros de comportamiento (tipos de compra, conducta a la hora de comprar).
  • Sector: detectar las tendencias del mercado para averiguar posibles oportunidades de éxito, estudiando las empresas, fabricantes, proveedores, distribuidores y clientes .
  • Competencia: identificar y evaluar a la competencia actual y potencial. Analizar sus productos, precios, distribución, publicidad, etc.
  • Entorno: son los factores que no podemos controlar, como los económicos, políticos, legales, sociológicos, tecnológicos, etc.

 

Historia: ¿cómo se inventó el análisis DAFO?

Los orígenes del análisis DAFO a mediados del siglo XX en el Departamento de Planificación del Desarrollo Corporativo de Lockheed Corporation, hoy Lockheed Martin, una compañía multinacional estadounidense militar, una de las más grandes, si no la más grande.

Uno de sus pioneros, Robert Franklin Stewart, se convirtió en el jefe del grupo de Teoría y Práctica de la Planificación en el Instituto de Investigación de Stanford en 1962 y en 1965 publicó el llamado Enfoque SOFT.

Era un conjunto de pasos lógicos para el establecimiento de objetivos corporativos.

1) Los encargados de las plantillas, o equipos, recopilarían los datos.

2) Luego cada gerente valoraría esa información para quedarse con lo bueno, aprovechar las oportunidades, arreglar los fallos y evitar la amenazas futuras. De ahí el nombre SOFT: satisfaction (satisfacción), opportunity (oportunidad), fault (culpa) y threat (amenaza).

3) Por último, estos juicios de valor se transferirían a las declaraciones de propósito corporativo de la alta dirección.

En 1967, SOFT se convirtió en: debilidades, amenazas, fortalezas y oportunidades (Análisis DAFO). Considerándose que esta técnica fue originalmente propuesta por Albert S. Humphrey durante una investigación del Instituto de Investigaciones de Stanford que tenía como objetivo descubrir por qué fallaba la planificación corporativa.

Este recurso produjo una revolución en el campo de la estrategia empresarial y ahora puedes encontrarte hasta DAFOs espirituales. Pero nosotros —que somos gente razonable y no seres de luz— vamos a usarlo para tener claras las ideas para crear acciones estratégicas para nuestro proyecto, personal o de negocio, ¿no te parece?

Si quieres saber más sobre el análisis DAFO te dejo aquí un libro muy asequible en todos los sentidos:

 

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad