Hola

Soy Cayetana.

Estoy aquí para ayudarte a impulsar tu negocio a través del diseño y la innovación. Aportando valor donde más lo necesita, poniendo el foco en las necesidades y teniendo en cuenta su estado actual.

Si quieres que tu proyecto pase al siguiente nivel, cuenta conmigo →

El storytelling de mi vida profesional

Diseño, publicidad y crisis

Estudié diseño industrial. ¿Lo hice como una especie de iluminación vocacional? No. Lo hice porque, en aquel entonces, quería maquetar revistas. Me gustaba el mundo editorial.

Para acceder a ello tenía tres vías posibles: formación profesional, bellas artes o diseño industrial.

Como a cualquier millenial viejo, mis padres me aconsejaron que estudiase diseño industrial, porque estaba claro que una ingeniería técnica seguro tendría «mucha más salida»… Así, cursé y obtuve mi título. Y posteriormente, me especialicé en diseño gráfico editorial.

Acabados los estudios, encontré trabajo en un estudio de diseño y publicidad, donde el noventa por ciento de los clientes eran inmobiliarias.

¿Se ve venir tragedia, verdad?

Llegado 2008, lo del trabajo que «tiene mucha salida», se convirtió en el trabajo que sólo tiene una salida. Directa a la calle. No me quedé de brazos cruzados, continué trabajando en otros sectores y formándome —no preguntes, pero entre otras cosa oposité para agente tributario—.

Luces y sombras

Cuatro años después tuve la oportunidad de convertirme en representante de fabricante de luminarias. Aprendí DiaLux y a hacer proyectos luminotécnicos. Si has visitado Valencia, seguro que has paseado por la plaza Redonda. ¡Pues ese proyecto fue mío!

Esta fue una etapa en la que aprendí mucho a nivel profesional. Sobretodo, comprendí la importancia que tiene el esfuerzo y la clave de las relaciones laborales.

Un día, tuve una reunión que me marcó. Un importante ingeniero, tras preguntarle por posibles proyectos en los que pudiese participar, comenzó a llorar a causa del estrés que le producía el ritmo de vida que estaba obligado a llevar.

Sus obligados y constantes viajes internacionales –pues aquí no quedaba trabajo– y la imposibilidad de llevar una vida familiar medianamente sana suponían un lastre absoluto.

Me dije que esa no era la vida que yo quería llevar, además era demasiado evidente la situación de colapso en ese sector, así que opté por bajarme del barco.

Vuelta al diseño: plástico y robots

Entonces fue cuando decidí regresar al politécnico para cursar un máster en artes gráficas.

Y a renglón seguido, comencé una etapa en AIMPLAS, (el instituto tecnológico del plástico). Se trataba de una sustitución por maternidad, así que tenía claro que sería algo temporal.

Cuando la etapa estaba cercana a su finalización, me matriculé en un posgrado de diseño y desarrollo Web en ESAT.

Tenía planeada una fase de descanso del mundo laboral para seguir formándome, pero el último día de trabajo en AIMPLAS me recomendaron para una entrevista como diseñadora gráfica en el departamento de marketing de Robotnik, una empresa fabricante de robótica.

Después de trabajar para el mercado inmobiliario y el plástico, a la tercera fue la vencida y formé parte de una empresa dedicada al desarrollo de la robótica. Por fin algo con un poco más de futuro de cara a la opinión pública.

Compaginé el trabajo con el estudio. Fue un etapa muy interesante. Después me dediqué por completo a la empresa. Y tras un período productivo, en el que aprendí mucho acerca del marketing digital, decidí desvincularme, a raíz de una nueva fase, en la que el criterio general respecto al diseño y el marketing quedó en segundo plano.

Comprendí que en esas condiciones no encajaba allí y como no quería estancarme, decidí dar un paso adelante e iniciar un nuevo proyecto personal.

Emprender, pandemia
e innovación

Era diciembre de 2019. Comencé a perfilar las líneas de mi modelo de negocio, líneas que se torcieron unos meses más tarde con la llegada de la pandemia en marzo.

Esto me permitió recomponer todas las ideas y reconducir mi planteamiento hacia el canal digital cien por cien.

Llegaron mis primero clientes y en abril de 2021 tuve la oportunidad de participar en el Programa de Innovación a través del diseño donde reafirmé y adquirí capacidades que me permiten tener una visión 360 de los negocios y de las necesidades de transformación digital, sostenibilidad e innovación que la coyuntura actual nos plantea.

Y es que, las amenazas, los cambios y todo lo jodido que encontremos en nuestros caminos no son más que obstáculos que saltar cada vez con más impulso para llegar a metas cada vez más altas.

«Las amenazas, los cambios y todo lo jodido que encontremos en nuestros caminos no son más que obstáculos que saltar cada vez con más impulso para llegar a metas cada vez más altas


Por todo la anterior, ayudo a pymes y emprendedores creando estrategias, diseñando y ayudando a implementar las herramientas necesarias para llevar sus proyectos al siguiente nivel y transformarlos en los negocios competitivos que el futuro espera.

Contacta para descubrir al detalle cómo puedo ayudarte

Reserva ya una sesión informativa gratuita