La página sobre m̶í̶ ti
8 minutos de lectura

Voy a ser clara: la página «Sobre mí», no va sobre ti. Va sobre cómo vas a ayudar a tu cliente. Es una página escrita para él y tú a él no le importas. Como comenté en el post del miércoles en Instagram: muchas veces enfocamos la comunicación en lo que vendemos y no en lo que resolvemos. Pero las personas nunca pagamos por lo que otros nos venden, sino por lo que nos hacen ganar a cambio: salud, tiempo, seguridad, dinero, confianza, ilusión… Por esto, es mejor dejar a un lado tu ego –no se trata de lo que es importante para ti– y entiende lo que necesita tu cliente –se trata de lo que es importante para él–. En función de eso, dale lo que está buscando.

Habrás leído o escuchado a gurús del marketing diciendo que es recomendable la personificación o humanización de las marcas. En estos casos, no se están refiriendo a que en la página «Sobre mí» –o «Acerca de nosotros»– se hable sobre tu vida, gustos o aficiones. La personificación busca proyectar en una caracterización humana los atributos y personalidad de la marca. Esto implica asociar la imagen de la marca con una persona, real o imaginaria, no sólo en la página «Sobre mí», sino en cualquier pieza de comunicación. Esta persona asociada a la marca no habla de ella, habla de ti –cliente– proyectada en ella –marca–.

Volviendo al tema: entiendo la confusión. Entre que la página se llama «Sobre mí» y lo de humanizar la marca, uno piensa que es el espacio donde hablar sobre sí mismo, sus aficiones y logros. Pero esto no es del todo cierto.

Hagamos unas reflexiones con dos ejemplos:

«Sobre mí» Ejemplo 1: «Salgo a correr por las tardes»

Tienda de zapatillas deportivas

El dueño en su página «Sobre mí» cuenta que sale a correr cada tarde y que le gusta descubrir nuevas rutas, se llama así mismo runner y en su blog da tips para otros runners.

Ok, sí, te aplaudo: conectas con tu audiencia y demuestras ser un experto en el producto que vendes.

Coach de crecimiento personal

El coach en su página «Sobre mí» cuenta que sale a correr cada tarde y que le gusta descubrir nuevas rutas. En su blog cuenta tips sobre cómo salvar los obstáculos de la vida.

Aquí la conexión es tan fina e irrelevante que no va a conectar con su audiencia. Incluso puede causar el efecto contrario, su audiencia no tiene porqué conectar con un runner.

«Sobre mí» Ejemplo 2: «A los dos años me operaron de vegetaciones»

Tienda de zapatillas deportivas

El dueño en su página «Sobre mí» cuenta su vida de manera cronológica. Incluye su operación de vegetaciones a los dos años.

Es una información irrelevante para conectar con un público que lo que quiere es leer contenidos sobre running, informarse sobre la próxima carrera y todo lo que tenga que ver con correr. Es decir, a su audiencia le da igual si le han operado o si va a misa los domingos.

Coach de crecieminto personal

El coach en su página «Sobre mí» cuenta su vida de manera cronológica. Incluye su operación de vegetaciones a los dos años.

Claro que sí. Un tipo que ha tenido que superar obstáculos desde que nació te da tips para superar los obstáculos de tu vida. Ok, sí. Esto sí conecta con el publico que busca casos de superación personal para aplicárselo a ellos mismos.

Estás reflexiones nos hacen ver que la coherencia y el sentido común son fundamentales a la hora de elaborar los textos en el apartado «Sobre mí» de una web corporativa o un ecommerce. Así mismo cobra vital importancia la elaboración de un retrato robot de quién es tu audiencia, quién es tu cliente potencial o tu buyer persona. Sólo así sabrás que es lo que realmente le interesa y espera encontrar en t̶i̶ tu producto o servicio.

A tu cliente no le importas

Verás que no me canso de tachar los pronombres que hacen referencia a ti, pues te escribo a ti –al proveedor de un producto o servicio que busca conectar con sus respectivos clientes, mejorar su posición de marca y generar más ventas. –. No importa cual sea tu sector, si quieres vender o hacerte visible digitalmente, créeme, esto no va sobre ti, va sobre tu cliente.

Imagina que ahora el cliente eres tú buscando una solución a un problema, sé sincero contigo mismo, cuando buscas algo en la red ¿cuánto te interesa la historia personal de quien ofrece el servicio?

Piensa en nosotros dos ahora: tú lo que quieres es que te diga cómo escribir la página «Sobre mí». Si soy ingeniera en diseño industrial, si he hecho un master de diseño gráfico, otro de diseño y desarrollo web, si he trabajado en agencias de publicidad o en departamentos de marketing a ti te da igual. Con que te haga entender que tengo, no sólo los conocimiento, sino también experiencia, es suficiente. Lo demás ahora mismo sobra –siempre y cuando te diga cómo redactar y estructurar la página «Sobre mí»–.

Me pongo como ejemplo yo misma para que veas que, no es que tú en este contexto no seas importante. Es que en este contexto el emisor no es importante, el importante siempre es el cliente. Por ello, quiero que entiendas que este ejercicio de poner a cada uno en su sitio es algo muy importante. Y tú también puedes hacerlo –y es altamente recomendable– que lo hagas para con tus clientes.

Hazte esta pregunta ¿qué es lo que vendo y qué es lo que compra mi cliente?

Por ejemplo: 
Yo vendo diseño y desarrollo web pero mi cliente compra un escaparate en internet con el que conectar con sus respectivos clientes, mejorar su posición de marca y generar más ventas. 

Conocer la respuesta a esta pregunta es fundamental para que tu comunicación sea más efectiva. Es lo que aportará valor a tu marca y el eje fundamental de toda la estrategia de comunicación.

Cada marca –personal, de empresa, producto o servicio– es un mundo. Y para cada mundo hay que crear el contenido que sea relevante para su audiencia. Y no sólo contenido, también deberán tener un tono de voz. Unas marcas tendrán que tener una voz de autoridad y otras de cercanía. Unas podrán ser más rebeldes, otras más inocentes. Dependerá de los arquetipos que la marca represente y con quienes conecte. Por esto, la importancia de conocer a tu cliente potencial como la palma de tu mano, para poder comunicarle –tanto verbal, como visualmente– de la manera que conecte con él.

¿Cómo escribir la página «Sobre mí»?

Bueno, pues llegados a este punto espero haber explicado un poco mejor por dónde van los tiros. Así que para redactar la página «Sobre mí» cámbiale mentalmente el título por este: «¿Quién soy yo y cómo puedo ayudarte?».

Creo que es muy recomendable que sea el propio dueño, CEO, gerente, emprendedor, jefe supremo –como te quieras llamar– quien escriba este texto por primera vez. Así se puede extraer la esencia real que la marca va a tener –debida a la impronta del decisor final–. Todo este escrito, al final, tiene que ir destinado a que tu futuro cliente entienda cómo le vas a solucionar sus puntos de dolor . O lo que es lo mismo, sus necesidades o problemas en la decisión de adquisición del producto o servicio.

Llegados a este punto igual llega la desilusión para ti, porque no te voy a dar pautas para redactar y estructurar el contenido; el consejo que te doy es que crees tu propio contenido original sin seguir a pies juntillas las estructuras que encontrarás haciendo una búsqueda rápida en google. Investiga qué está haciendo tu competencia. Lo que te guste y resuene contigo puedes emularlo, mejorándolo. Lo que no, deséchalo rápido. Pero sobre todo, hazte diferente.

Una vez tengas esto hecho, es muy recomendable que el texto pase la revisión de un profesional que esté acostumbrado a leer a diario este tipo de informaciones –y es altamente recomendable, si puede ser, que sea un copywriter quien lo haga–. Una vez tu web esté en funcionamiento durante un tiempo, el texto podrá ser ajustado atendiendo al análisis de métricas web (por ejemplo con test A/B y con mapas de calor). Entonces descubriremos qué discurso y estructura de la información son las que mejor funcionan para conseguir esa conexión, que convertirá a un visitante en cliente potencial. Te recomiendo la contratación de un experto en diseño web que conozca las mejores técnicas y las últimas tendencias para conseguir lo que tu marca necesita (te dejo aquí la info de mi servicio de creación de página web).

Y como siempre, de nada por esta información 🙂

Ahora te pido un favor: déjame un comentario aquí abajo, comparte este post con quién creas que lo puede necesitar y dame mucha, mucha interacción en IG. ¡Nos leemos! 😉

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll Up